01

INTRODUCCIÓN

Año 2006 en la Buenos Aires apática del post-milenio. Se inician las actividades del Incubismo, impulsado por los artistas múltiples Diego Arandojo y Sebastián Zurutuza.

Luego de transitar desiertos, cielos e infiernos; de destilar las aguas que queman y de avivar los fuegos que lavan, el Incubismo se pone nuevamente en marcha con diversos proyectos y perfiles. Con violencia extática. Con madurez insolente y contemplación enervante.

El Incubismo implica la mixtura de elementos estéticos, filosóficos y culturales que flotan y sobrevuelan sobre un amplio bagaje teórico; sobre un humus contradictorio y extraño. Sobre un humeante océano de ideas tan claras como rotas; tan absolutas como parciales, tan caóticas como disciplinadas. Ellas se expresan en imágenes, sonidos y textos astillados, retorcidos; que formulan muecas y contracciones imposibles, y que siempre son sacras.

El Incubismo es meta y es proceso. Objeto fractal. Grimorio fallido. Alquimista hierático y teúrgo disonante. Un escapulario emponzoñado. Una daga que levita a medianoche.

El Incubismo tiene por misión la actualización silente y punzante de símbolos arcanos y perennes que acechan y merodean las jaulas de lo biempensante. Arquetipos que reptan por debajo, por detrás y en contra de la lechosa luz diurna; del automatismo social, del cálculo y la escasez, de todo credo laico y de una monotonía cobarde.

Esa actualización se opera como invocación e evocación a través de la expresión sonora, visual y literaria. Es contemplación activa. Arte como Rito. El Incubismo practica una visión jánica, como aquel dios del Panteón: hacia atrás, hacia adentro, hacia adelante. Tres miradas. Siempre el mismo dios. Un dispositivo bafomético operando sobre la mugre y la gloria, el plomo y el oro, la carne, los huesos y las torres desmoronadas.

El tiempo que no es tiempo. La calma que perturba. Una imagen borrosa. El susurro que aúlla.

El Incubismo fue, es y será.

02

LA TEORÍA INCUBISTA

El Incubismo surge de un tentacular juego entre dos elementos: el Íncubo y el Cubismo.

El Íncubo es una temible entidad mítica del medioevo europeo, que también se registra en otras culturas. Ejerce los poderes desenfrenados que operan una unión caótica, promiscua y nocturna entre lo humano y lo preternatural; en planos semi-vigiles y oníricos que pendulan entre los dominios que la Teología define como “divino” y “diabólico”.

La acción del íncubo crea y perturba. Para la Teoría Incubista, el Íncubo genera un nuevo ser mediante la preñez de una novicia que es víctima. Un ser en parte de este mundo y de otro indefinible. Es un evento y un producto prodigioso y monstruoso. Sucio y sacro. Atrayente y repulsivo. Sin moral ni pedagogía. Sólo con la maravillosa impregnación de sus pústulas sobre la percepción humana, para inquietarla y trastocarla.

En el proceso creativo incubista, el Íncubo es el artista; la novicia es el observador y la obra es el engendro que surge entre ambos mediante la cópula fría de los sentidos. La obra es subjetiva, en tanto las impresiones que provoca, y objetiva porque remite a arquetipos, símbolos y signos, y porque se independiza tanto del Íncubo como de la víctima. El acontecimiento estético incubista une lo cotidiano y aquello normal con lo multiversal y anormal. Sintetiza lo propio con lo otro. Lo conocido con lo “alterado”, mediante esa cópula performativa tan sutil como imponente, tan colorida como macabra, a través de imagen, sonido y texto.

---

El cubismo, vanguardia pionera en los albores del siglo XX, asume elementos de la realidad y la naturaleza para geometrizarlos hasta lograr una genial y alquímica mutación. Prodigio y monstruo. Desde Picasso, Braque, Gris y otros hasta Apollinaire, la primacía de lo punzante y angular; los puntos, rectas y planos se aplastan contra lienzo y página. Las imágenes se oyen. Los sonidos se leen. El poder de lo estático y lo extático. La austeridad y disciplina de lo cubico.

Según la Teoría Incubista, Las Señoritas de Avignon, obra de Picasso, comunica la intersección entre la naturaleza del Íncubo y el origen del Cubismo: por un lado, la geometría, las líneas rectas, los ángulos y planos. Más allá, la síntesis es los rostros de las prostitutas, transmutados en una entidad distinta; en un alter como prodigio del trato entre lo humano y lo que no lo es. La máscara ritual y arquetípica. Las fuerzas liberadas y perturbadoras de lo preternatural sobre lo real. Otro ejemplo es la obra de Gris: los objetos cotidianos transmutan en algo distinto, invocador y evocativo. La obviedad se altera. Lo corriente se disloca. Se trata del Íncubo que preña a la novicia de aquello que es extraño. Y que puede ser sublime y aterrador.

El Incubismo recurre a medios y técnicas que trazan una nueva angularidad –en clave cubista- y que, nutrida por un significante arquetípico y preternatural como el íncubo, se despliega en un contexto visual, sonoro y literario, experimental y ritualizado. Y busca provocar en la novicia (observador, oyente, lector) la terrible preñez. El producto será un vástago distinto a lo normal y lo anormal. A lo reconocible y a lo alterado. Será otra cosa: la realidad y cotidianeidad deformadas, geometrizadas, asidas a signos y símbolos perennes. En suma, ambas serán arquetipizadas.

El Íncubo como Élan vital y ciertos tratamientos cubistas aplicados, sustentan al método incubista. En este contexto, el arte se vuelve rito. Y la magia -una disciplina psicoactiva destinada a modificar radicalmente la realidad y su percepción- es parte de la expresión estética.

03

MANIFIESTO

Noche y símbolo.

La noche respira, el día muere. Y vuelve.

Fractal. Cúbico. Incubico.

Incubo + Cubismo = Incubismo.

Íncubo.

Nocturno. Volitivo. Supra-infra racional. Preñaje del absurdo, de los espacios que se abren más allá. Dimensiones no conocidas. Con otra geometría. Nada que explicar. Una Esfera onírica. La Caosfera. El rancio aroma del culo. Las flores de la santidad. Una humedad fungosa y vaginal. La ermita.

Madre. Vida. cre (-) a (+) ción. La preñez mágica. Hechicero/a en el ritual. Bosque. Desierto. Aguas. Nanotecnología. El espacio que no es. Virtual. Arquetípico. Libre asociación en el Templo.

Psicogeógrafos. Psicoartistas. Psicoestetas.

Ídolos sobran y faltan Dioses. Somos ellos. Date cuenta.

Sêmen, fuego y una Pirámide Invertida en la Nueva Atlántida.

Un Color que cayó del Espacio. La paz que ahoga. La guerra a todo. El amor al prójimo para crearlo y clavarlo. Cubismo y ningún nombre. Formas. Putas. Ojos y tetas sin control, sin brillo y sin orden.

A-cósmico. A-histórico. Dimensiones. 11 y 23. Ruptura. Síntesis. Disolución. Coagula et Solve.

Nuit. Hadit. Luz violeta. Bañado en la Liturgia. Una imagen. Un sonido. Un texto.

Nada y todo.

Incubismo.


DVD editado en 2010 por GH RECORDS

DVD TRILOGÍA INCUBICA (2010)

Adquiera este producto a través de GH RECORDS

CONTACTO

Escríbanos a arteincubico@gmail.com


INCUBICO